Esta web utiliza COOKIES para obtener datos estadísticos de navegación y para prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios

Què són les COOKIES? Saber más

Acepto

MALOS HÁBITOS EN LA ALIMENTACIÓN

La fruta por la noche

Son muchas las personas que con el afán de no engordar y llevar una alimentación sana, llegan al extremo de adoptar malos hábitos nutricionales.

Muchas veces, por tradición o por falsas creencias, muchas personas creen que comer menos cantidad o comer sólo fruta por la noche, es más saludable, o les van a ayudar a perder esos kilos de más. Falso error. Sabemos que la fruta es un grupo de alimentos muy saludable, pero no significa que pueda ser sustituto de otros nutrientes más necesarios en determinados momentos. Muchas personas piensan que cenar a base de fruta, es ligero y no engorda. Falso error. Lo cierto, es que la costumbre de comer fruta para cenar, mantenido durante un largo tiempo, nos hará coger esos kilos de más que no deseamos.

La fruta son hidratos de carbono, y el objetivo de los hidratos es proporcionar energía a nuestro organismo, además como la fruta (la inmensa mayoría) tiene un alto índice glucémico, la energía se aporta de forma muy rápida en forma de glucosa al torrente sanguíneo al poco tiempo de ingerirla. Entonces, ¿necesitamos energía en forma de glucosa para irnos a dormir? La respuesta contundente es “no”.

Cuando dormimos, nuestro organismo no puede deshacerse de todo este aporte súbito de energía, así que esta rápida elevación de glucemia en sangre, provoca que la potente hormona insulina segregada por el páncreas, se encargue de: primero el aporte de glucosa a los grupos musculares he hígado, y el resto y ahí está la mala noticia, pasa a depósitos de grasa.

Bueno, esto es lo que sucede con la fruta tan saludable cuando se toma por la noche, tan asombroso como cierto. Tenemos que tener en cuenta que cualquier ingesta de hidratos de carbono de alto índice glucémico, provoca el mismo efecto y la misma respuesta en nuestro organismo.

En las horas de descanso, nuestro organismo entra en una fase de recuperación, y necesita nutrientes que hagan la función de reparación (aún más cuando se hace deporte), y está propiedad, sólo la tienen las proteínas. Por lo tanto, la última comida del día no debe ser abundante y tener una base importante de proteínas, como la carne (pollo), pescados, huevos quesos descremados. Resulta muchísimo más saludable por la noche tomar una pechuga de pollo, una tortilla, un pescado a la plancha con una ensalada, que varias frutas. Con este escrito, no quiero decir que la fruta no sea buena, todo lo contrario, sino que tenemos que tener en cuenta el momento y la hora de tomarla.

Visto 840 veces
Publicado en NUTRICIÓN (ES)

Copyright © 2010 - 2015 Trainer Garraf. Todos los derechos reservados.
Términos y condiciones | Aviso legal