Esta web utiliza COOKIES para obtener datos estadísticos de navegación y para prestar los servicios o finalidades solicitadas por los usuarios

Què són les COOKIES? Saber más

Acepto

Los efectos del masaje podremos dividirlos en dos tipos:

EFECTOS MECÁNICOS Y EFECTOS MENTALES

Los efectos mecánicos a su vez se subdividen en locales y reflejos.

Los efectos locales son los que se producen en el mismo lugar que se realiza el masaje. Sirva de ejemplo el calor producido en un punto donde hemos realizado una fricción.

Los efectos reflejos son aquellos que se reciben en un punto lejano que hemos tratado. Sirva de ejemplo el que recibe por vía venosa el estómago actuando y tratando las vértebras dorsales D5 a D9.

También debemos tener en cuenta los efectos positivos que el masaje ejerce sobre el organismo:

SISTEMA NERVIOSO, CIRCULACIÓN SANGUÍNEA, CIRCULACIÓN LINFÁTICA, TEJIDO MUSCULAR, TEJIDO ÓSEO, TEJIDO ADIPOSO Y PIEL

SISTEMA NERVIOSO:

El masaje actúa sobre los nervios periféricos haciendo más rápida la regeneración celular del tejido que inervan. Si actuamos sobre un nervio motor, provocaremos que el músculo se contraiga y cuando actuamos sobre un nervio sensitivo, su irritabilidad disminuye. Si ejercemos la acción sobre un nervio secretor podemos observar que el órgano que inerva, se activa (riñones, salival, etc.). Del mismo modo, lo que el masaje no hace es regenerar un nervio seccionado.

CIRCULACIÓN SANGUÍNEA:

El masaje provoca una mayor rapidez en la circulación sanguínea, e incluso la obligamos a pasar por zonas que por diferentes causas, su paso es deficiente. Tanto a nivel venoso como a nivel arterial, el masaje favorece su circulación sanguínea. Todo ello resultante de la intensidad que se aplique en cada manipulación. Una prueba clara la tendremos en la denominada: "Claudicación intermitente". Estos enfermos sufren de una falta de riego sanguíneo, isquemia, y después de unas cuantas sesiones de quiromasaje, enriquecen la circulación sanguínea, resultando una mejor coloración y temperatura en la zona correspondiente de la piel.

CIRCULACIÓN LINFÁTICA:

Sabiendo la función que la linfa representa en nuestro organismo, "sistema natural de limpieza", fácil es entender-acción que el masaje ejerce sobre la linfa. Provocamos una mayor fuerza en su recorrido, que es mucho más lento que el sanguíneo, y estimulamos la función de los ganglios linfáticos.

TEJIDO MUSCULAR:

El masaje aumenta su vascularización y eleva su temperatura. En amasar una porción muscular, obligamos a vaciar de sangre la zona que estamos tratando y en el momento que soltamos la masa muscular, entra sangre nueva, oxigenada, nutriendo de tal manera que impide o disminuye su distrofia. También con el masaje disminuye de gran manera, la sensación de cansancio que pueda tener el paciente, mejorando su capacidad deportiva, su capacidad de trabajo, etc ...

TEJIDO ADIPOSO

En el tejido adiposo y más especialmente en la celulitis, el masaje actúa relativamente ya que en los depósitos de grasa que como gotas se sitúan en el centro de la célula no se elimina totalmente, deben ser ayudados por una alimentación-adecuada. El tejido adiposo formado por las células llamadas adiboplastos tienen su función mecánica protectora de las vísceras.

PIEL:

La piel se mulle, aumenta su irrigación sanguínea y favorece notablemente la caída de las células muertas y la eliminación del sebo producido por las glándulas sebáceas. De esta forma, la piel, además de nutrir mejor de sangre y de acelerar el recambio de sus células, transpira más libremente a través de sus poros desobstruidos.

Copyright © 2010 - 2015 Trainer Garraf. Todos los derechos reservados.
Términos y condiciones | Aviso legal